Jorge Bucay – Amarse con los ojos abiertos

Tonto corazón, que se enamora sin freno y con pasión. Por algo decía Neruda, que es tan corto el amor y tan largo el olvido. Por algo las películas de amor llegan a tener tanta audiencia.

No sé si los siguientes tragos sean del mejor libro sobre relaciones de pareja que pueda existir, pero al menos a mí en una situación muy particular me vino muy bien leerlo. Sé que mucho de los libros que hablan del amor y todo ese rollo ya están bastantes desgastados, y no hay mucho nuevo que aprender, ya que son dichos o frases que las tenemos siempre a la vista, como ahora en las redes sociales; pero a la hora de la práctica, es cuando realmente nos damos cuenta que “hablamos mucho de amor como si fuéramos expertos, cuando basta con sentirlo para darnos cuenta que no sabemos nada”.

Siempre cuando terminamos una relación, por lo regular culpamos a la parte contraria, nos agarramos el papel de víctima, y decimos por lo regular “que lo dimos todo, y no nos supieron amar” y muchas frases más que vienen a nuestra cabeza, siempre viendo lo que hizo el otro, en vez de lo que nosotros hicimos. Acomodamos todo a nuestra conveniencia, que incluso si tenemos culpa de algo, lo modificamos para minimizar nuestros errores. ¿Cuál es el problema entonces? Nuestro problema es entonces, que amamos siendo ciegos, cuando debería “Amarse con los ojos abiertos”.

Disfruten sus tragos…

La propuesta es resolver mi propia vida sin esperar que nadie lo haga por mí. La propuesta es, también, no intentar resolver la vida del otro. Encontrar a otro para poder hacer un proyecto juntos, para pasarla bien, para crecer, para divertirnos, pero no para que me resuelva la vida.

Pensar que el amor nos salvará, que resolverá todos nuestros problemas y nos proporcionará un continuo estado de dicha o seguridad, solo nos mantiene atascados en fantasías e ilusiones y debilita el autentico poder del amor, que es transformarnos.

Cuando uno se enamora en realidad no ve al otro en su totalidad, sino que el otro funciona como una pantalla donde el enamorado proyecta sus aspectos idealizados.

Amor y odio están muy cerca. Nunca odiamos tanto a alguien como aquella que amamos.

Enamorarse es amar las coincidencias, y Amar, enamorarse de las diferencias.

El enamoramiento no es un sentimiento compartido porque no existe aún el sujeto con quien compartir. El enamoramiento es una locura gratuita y casi inevitable, técnicamente un cuadro de confusión delirante con exaltación maníaca.

Los problemas de pareja son problemas personales que se expresan en la relación.

Proyecto en otro las partes de mí que más rechazo.

Tragos literarios presenta a:
Jorge Bucay en Amarse con los ojos abiertos

  • Las parejas se separan por lo mismo que se juntan.

  • La salida es aceptar las cosas como son y ver qué podemos hacer, cómo cada uno resuelve su propia vida.

  • Sucede justamente que lo que nos atrae es la diferencia. Al comienzo me fascina que él tenga eso que para mí es tan difícil de tener. Me completo con mi pareja porque justamente ella puede hacer cosas que yo no puedo y viceversa. En la etapa de enamoramiento no sólo acepto esas características en él, sino que también las acepto en mí misma.

  • Porque es cierto que al principio me agrado la diferencia, pero cuando el enamoramiento decae, comienzo a pelearme con mi pareja por estas mismas características que me acercaron.

  • Por eso a veces es tan difícil estar con otro. Por que cuando estoy solo puedo imaginarme que soy de lo mejor; pero en el contacto íntimo sale lo mejor y también lo peor de mí: mi competencia, mis celos, mi lucha por el poder, mis ganas de controlarte, de manipularte, mi falta de generosidad. Es duro ver esto en uno; es un desafío aceptarlo y ver que hacer: la salida más fácil es pensar que es el otro el competitivo, el egoísta, el duro…

  • Todos amamos nuestras ilusiones, no es fácil dejarlas. Y sin embargo al final, sea como fuere, la realidad siempre se impone.

  • La mayoría de la gente se pelea porque quiere convencer al otro de que su postura es la correcta.

  • A veces las parejas no se dan permiso de separarse por miedo al aislamiento o a sentirse solos.

  • Lo peor de nuestras creencias aprendidas y repetidas de padres a hijos es que se supone que vamos en búsqueda de nuestra otra mitad. ¿Por qué no intentar encontrar un entero en vez de conformarse con una mitad?

Por Abinadí Hita

pensamientoslibresh2.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s