¿Cuánto vale su voto?

Muchas veces nos topamos con aquellos que nos dicen: “no vale la pena ir a votar, si al final, mañana me tengo que levantar a trabajar igual”. Otros nos gritan desde su trinchera: “¡A funar las elecciones y no votar, este sistema no nos representa!” Sin embargo, estos últimos ni siquiera han cumplido la edad mínima como para acercarse a las urnas ­ -paradójico por decir lo menos-. Otros llaman simplemente a no votar, porque hacerlo es someterse a los” amos” que nos gobiernan. Mientras que otros simplemente se cansaron de votar y susurrar tras 40 años: ¿Cuándo llegará el socialismo?

Sin embargo, hoy me dirijo a otro grupo de compatriotas, me dirijo a aquellos que sí votarán. Sé que muchas veces han pensado mi voto vale… (agregue aquí sus epíteto favorito). Sin embargo, en esta sociedad donde el dios es el dinero y el mercado la gran catedral que acoge a los cientos de miles de pequeño-capitalistas, digo lo contrario y que suene fuerte del salar al glaciar: vuestro voto SI vale y mucho.

No digamos que tu voto cambiará el mundo o que tu voto traerá igualdad y derechos –lo cual yo creo que es posible– hablemos del otro valor que tiene, hablemos de plata; de cosas palpables, tangibles y concretas, si al final nada nos afecta más que una billetera anoréxica de monedas, el dinero nos mueve y su falta nos conmueve. Tu voto SI vale, según el SERVEL vale exactamente 686 pesos. Pero no te emociones, esos pesos no son para ti  :C esos pesos caerán en los bolsillos de los candidatos por cada voto que reciban.

¿Juguemos a las matemáticas?

Si el próximo domingo 17 de noviembre, te decides y levantas a votar por tu candidato favorito, espero que recuerdes lo siguiente, que le estarás regalando 686 pesos solo por marcar una línea al lado de su nombre. Ahora, si a eso le sumamos que no solo tú, sino otros 3 millones de personas votarán por el mismo candidato/a, piensa que esos 686 pesitos iniciales –toma lápiz y papel, redoble de tambores– se convertirán en la no despreciable suma de: $ 2.058.000.000 (¡Un poco más de 4 millones de dólares! Para que suene más cuático) ¡MÁS DE DOS MIL MILLONES DE PESOS!

Piensa bien a quién le llenarás los bolsillos de plata

Dicho esto, no quiero que se crea que estoy llamando a no votar  en realidad estoy llamando no botar plata. Nos han metido en la cabeza la idea que cuando gana un candidato/a ganamos todos, pero eso es mentira, porque si así fuese, vaya y trate de agendar una reunión con el Presidente y veamos si le escucha sus problemas. Solo ellos ganan, no nosotros.

En realidad, hago un llamado a no votar por el menos malo, hago un llamado a votar por realmente quien quiere que gane y no por quien cree que va a ganar. Nos han vendido la idea que votar por alguien que “según las encuestas” no aparece entre los favoritos es botar el voto, sin embargo, quienes lo dicen parecieran sentirse felices de apostar y votar por quien “según las encuestas” dicen que ganará, como si eso aminorará su sensación de saber que estás haciendo lo incorrecto. Pero sepan ustedes que lo único que en realidad harán al votar por los “favoritos”, es llenarle los bolsillos a personas que cuando ganen no lo invitarán a su almuerzo y foto en Cerro Castillo el próximo 11 de marzo, ni el 12 de marzo a La Moneda, ni el 13, ni el 14, ni ninguna sola vez, ni siquiera les gobernarán. Hay que entender que la práctica de: ”votaré por este para no salga este otro, porque el que quiero que gane no ganará”, solo conseguirá que los que no deben ganar, ganen y se rían de nosotros con los millones que ganarán a costa de nuestra derrota.

¿Es mucho pedir que al volver a su casa tras votar sienta su conciencia tranquila por haber votado por quién quería y no por quién había que votar para no botar el voto? Tal vez es difícil aquello –más fácil sería pedirle que sea honesto consigo mismo– vote inteligente, vote por quien quiera y no haga más ricos a aquellos que ya son mórbidamente ricos.

Ah y por último, ya me olvidaba, lleve su boleta a La Moneda cuando su candidato menos peor gane, para que le devuelva sus 686 pesos, porque de aquí a que se los devuelva con educación superior pública gratuita y de calidad, ya habrán pasado un par de generaciones de descendientes nuestros por esta tierra que habrán muerto endeudados.

Vote por quien quiere que gane y no por quien cree que ganará.

 

Por Pablo Mirlo

pablomirlo.wordpress.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s