Nota suicida

El suicidio siempre ha sido caldo de cultivo para los más variados y acalorados debates. Por un lado encontramos a aquellos que lo defienden y lo consideran un acto de valentía y, por otro, nos encontramos con aquellos que lo consideran un acto cobarde. Lo cierto es que mientras unos tratan de debatir acerca de lo bueno y lo malo del suicidio, hay otros buenos samaritanos alejados de toda polémica, que se encargan de ilustrarnos y de, incluso, facilitarnos buenas recetas para acabar con nuestra vida –si así lo quisiéramos– de la manera más bacán posible.

ATENCIÓN: ESTE ARTÍCULO PUEDE NO SER APTO PARA AQUELLOS QUE ESTÉN PASANDO POR MOMENTOS MUY DELICADOS, POR EJEMPLO, QUE TE CAMBIEN DEL PENAL CORDILLERA A PUNTA PEUCO. POR FAVOR LEER CON DISCRECIÓN.

Navegando por internet me topé con lo siguiente:

Tome lápiz y papel

Formas de Suicidarse

Escrito por darklinda 06-09-2007  darklinda.blogspot.es

Si, lo sé. Es candente partir este blog con un tema tan delicado, pero es mi atracción… es la magia de mi alma. Sí, soy una chica oscura en mi corazón, no por moda, no por tiempo… siempre he sido así. Pesimista por naturaleza. Aquí os dejo una listilla que yo he ido averiguando sobre formas más factibles de suicidarse.

Cortándose las venas: Muy común, usado por muchas personas (en especial jóvenes y me incluyo). Con cuchillos, cartoneros, agujas, gilletes, o cualquier otro elemento se hieren con profundidad en las muñecas por donde se ve circulan las venas.
 De esta manera, se producen cortes graves que sangran hasta producir la muerte. De un promedio conocido de 5 lts de sangre, si uno pierde 2.5 se perderá la conciencia, y se entra en un coma que finaliza en muerte. Muchos especialistas coinciden que cortarse las venas de forma horizontal (como en las películas) no es muy eficaz, demora mucho y causa agudo dolor. Se recomienda cercenar las venas en el mismo sentido x el cual se ven.  Algunas personas recomiendan hacerlo en una bañera llena de agua, pues el agua lavará tus heridas y hará correr más sangre, pero corres el riesgo que te cure, en vez de agravarte como quieres.

Tomar pastillas:
 también llamado el “suicidio de las mujeres”, por ser muy usado por éstas. La dificultad de este método, radica en la complejidad para obtener las pastillas que las farmacias no entregan sin receta médica (con retención de ésta). A menos que un doctor os la recete (pero de todos modos será una caja o menos, y eso no os sirve)  o un amigo os la consiga… no podrás contar con ellas.
          Ya teniéndolas, dependiendo del tipo de pastilla (cada química es diferente) ten cuidado en no vomitarlas al tomarlas, ya que “Si vomito no muero” (Veronika decide Morir – Paulo Coelho) El vómito al tomar pastillas para dormir es debido al rechazo que siente el estómago, a veces no sucede nada, pero en la mayoría de los casos sí. Se recomienda tomar las cápsulas con algún trago fuerte (ron, whisky, aguardiente, etc.) para así quedarte dormid@ o agravar tu estado.
         No lo hagas en casa, en especial si hay gente, ya que corres el riesgo de que te pillen y te lleven a un hospital para desintoxicarte.

Por ahogo: Tirarse al mar, mi favorito. Más eficaz es si la persona no sabe nadar, ya que no hay opción de fallar en tu intento. (a menos que te salven) A mi gusto es una opción muy accesible, ya que todos podemos tener acceso al mar [excepto los bolivianos] y además tener un vistazo maravilloso del mundo antes de morir. El mejor lugar (Aquí, en Chile, en Viña del Mar) es el roquerío contiguo al castillo Wolg: altura, viento fresco y fuerza del mar. Se sugiere llevar un celular con muchos minutos (este método corre para todos los métodos, pero en especial para este); llama a cada contacto especial y di: “Te quiero mucho, recuérdalo… gracias por todo, perdóname… te extrañaré” (o similar, tu crea); lo más importante es no dar opción a respuesta y sobre todo no responder a preguntas como: “¿Dónde estás?” o… ¡No lo hagas! simplemente corta, aunque te duela hasta el alma. Si no, o te acusarán de querer solo llamar la atención o puede que te salven. ¡No te arrepientas!

Una de las cosas que me llamó más la atención –más allá de las “recetas para suicidarse de la manera correcta”– es el profundo interés por la vida que sienten los suicidas. ¿Cómo? Se preguntará usted querido y querida lector. Pues es cierto, cuando se leen los comentarios de los postulantes a suicida es sorprendente ver que la mayor preocupación a la hora de morir es si dolerá o no. Paradójico por decirlo menos, puesto que tras una vida de sufrimiento sin fin, el que te preocupe si dolerá o no, a mi parecer es lo último en lo que deberías pensar. Pero bueno, cosa de ellos.

En lo que a mí respecta, pienso que los jóvenes que piensan suicidarse le hacen un flaco favor a la lucha y energía que se necesita para crearnos un mundo mejor. Como dijera el poeta y pensador Polaco Stanislaw Jerzy Lec :”Que haya muerto, no es prueba suficiente que haya vivido”.

Juzgue usted si es valiente o no el suicidarse, yo pienso que es peor no haber intentado vivir por sueños y utopías, que haberse rendido en la “flor de la vida”.

Por Pablo Mirlo

pablomirlo.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s