Viaje en el tiempo

25.03.2014 02:16

Hoy viajo al futuro desde el pasado, porque al pasado no puedo ir.

Hoy me transporto en palabras que sobre la madera crujen y bajo tu alma cantan; que bajo el cielo cubren y sobre la ciudad braman.

Hoy he resuelto visitarte antes de tu vida dormir.

Viajar en el tiempo es y ha sido una de las fascinaciones del hombre por excelencia. Muchísimo se ha teorizado al respecto. Sin embargo, para nuestro bien o no, aún no se ha reconocido su posibilidad a través de una prueba concreta y real –digo no se ha reconocido porque puede que sí se haya hecho y simplemente no nos han dicho, quién sabe–.

Ahora bien, motivado por este enigma es que me permito viajar al futuro desde el hoy, puesto que es más fácil así y de esta manera no rompo ninguna paradoja espacio-tiempo posible. Es por eso que digo:

Yo del futuro, esta noche la ciudad descansa de sus haberes, es un domingo de diciembre en la ciudad costera de La Serena. Quienes no tenemos nada hoy soñamos qué tendrás tú y los que lucharon contigo en vuestro presente. Cuántos habrán muerto, cuántos habrán desaparecido, cuántos habrán nacido, cuántos habrán abrazado esos anhelos que hoy en mi corazón viven escritos. ¿Vivirá el hombre aún de lo que le quitó al vecino? ¿Será tu entorno lo que ese fuego de la juventud encendiera en tus escritos? ¿Correrá sangre y no interés personal aún por tus venas?

Sea cual sea la respuesta, se sincero contigo mismo.

Compañero del futuro, ¿tu presente es el olvido? Te recuerdo que hoy sabes quién es el enemigo. Te recuerdo que hoy no tranzas tus principios y que sabes bien el color del rojo; pues este pinta desde tus sueños a tus sonidos. Hoy te visito con humildad, para saber de ti. Hoy me visto de estrella fugaz para recordarte lo feliz de estar acá. Cuando la luz del sol no sea más que ese arrebol que sobre el horizonte quedó quiero que recuerdes como llegaste aquí. Fue en noches quietas y de planetas brillantes que tus sueños como polen liberaste; fue en amaneceres entre oleajes que tu alma color océano pintaste.

Hoy miro tus ojos de arrugas rodeados, mas con el corazón joven de vivir.

Hoy me siento a tu lado a leer palabras que bajo el polvo corren y sobre tu mente brillan; que sobre la tinta fluyen y en la ciudad desfilan. Hoy he resuelto recordarte que yo soy parte de ti.

 

Por Pablo Mirlo
pablomirlo.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s