Cada uno en su volá

Me encanta generar un vínculo con mi sobrina a través de recurrentes paseos al parque donde podemos relajarnos y conocernos más. Sin embargo, lamento encontrarme con los volaos que se han tomado los parques infantiles para fumar su pitito loco. Considero que dichos lugares debiesen estar reservados para el uso exclusivo de los más pequeños, pues es el lugar perfecto para que ellos echen a volar su imaginación, su libertad de movimiento y puedan socializar. Realmente no tengo ninguna objeción contra el consumo de ninguna droga (llámese alcohol, cigarrillos, medicamentos, hierbas, etc).

Siento que todos los individuos poseemos libertad para elegir nuestros caminos a recorrer en la vida y si la exploración de la misma a través de las drogas es una opción válida para algunos, entonces, me gustaría que se realizara con autonomía, en lugares establecidos y por seres pensantes, no por los zombies que me toca ver con mi sobrina en el parque. El estado debiese permitirle a sus ciudadanos tomar decisiones sobre cómo quieren llevar su vida y ojalá consumir drogas de manera más “saludable” que comprando porquerías a quina o luca en la calle. Respecto al caso particular de la marihuana, considero que sería mucho más productivo para el desarrollo de la vida de todos los habitantes de este Chile actual legalizar su consumo, regularizarlo y establecer normas para hacer de este territorio un país donde las tías pueden ir tranquilas al parque con sus sobrinos y los drogos puedan consumir tranquilos sus sustancias.

El escenario actual me fastidia: volaitos con aspecto de paria de la sociedad o hipsters que se creen bacanes por tener un pito en sus manos. Quisiera que estos fueran un ciudadano más, y poder contarle a mi sobrina que ante mi doctrina cristiana no está permitido el consumo de drogas, sin embargo, no todas las personas abrazan la misma creencia, por tanto, el estado permite la libertad de culto, como también el consumo de drogas. Qué bonito sería este país si nos autorregularamos en nuestros conceptos y si el estado nos reconociese como ciudadanos educados, capaces de discernir y tomar decisiones de todo tipo a conciencia clara o alterada, según cada cual prefiera.

 

Por Cristal
llavedecristal.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s