El deber de convertirse en ciudadano-periodista

No soy partidaria de los activistas de Facebook, Twitter o cualquier otra red social porque al final de la jornada no resulta muy productivo reclamar o difundir información desde un aparato, sin participar del todo en el desarrollo social, político, económico y ambiental de la comunidad. Me gusta más el activista de la vieja escuela: ese que deja los pies en la calle por promover la causa que le apasiona. Sin embargo, dada la situación actual del ser humano en la cual todo individuo tiene un aparato tecnológico adosado a su mano, creo que podemos aprovechar la instancia e instar a la gente a convertirse en un ciudadano-periodista.

En este sentido, me gustaría que la gente empiece a crear sus propios documentos para informar a los demás sobre situaciones que acontecen en el día a día. Claro, cuando propongo esto debo ser tolerante y aceptar que haya algunos que quieran promover asuntos como “la pelea entre dos choferes del transantiago”, “la loca del metro”, “el baile del Doctor Simi”. Claro, cada loco con su tema, pero lo cierto es que tras esos videos se esconde algo más que simple burla, risa o entretención. Por ejemplo, hace unos días un usuario subió a la red un vídeo sobre una mujer que no quería abrir la ventana del metro argumentando que sufría crisis de pánico, mientras que todos los demás pasajeros del tren sí querían abrir la ventana porque se sentían sofocados. La mayoría de la gente tomó ese vídeo como la demostración de cómo actúa una loca en el metro y por lo tanto hay que burlarse de ella. Los mismos noticiarios mostraban la pieza audiovisual con esa lectura. Sin embargo, se puede y se debe leer entre líneas respecto a ese vídeo. No sólo muestra a una mujer fuera de sus casillas, sino también refleja cómo es el transporte público en Santiago (y en todo Chile) donde los seres humanos deben estar hacinados y someterse a extrañas temperaturas. También muestra lo estresados que están los ciudadanos hoy por hoy, con sus largas jornadas de trabajo y las dificultades que presenta la misma ciudad. Por último, el vídeo refleja cómo actuamos, que tan empáticos somos frente a una persona que está aquejada de una enfermedad mental, llámese estrés o como sea.

He ahí la invitación: leamos lo que pasa a nuestro alrededor, en nuestra comunidad, analicemos y reflexionemos sobre las cosas que ocurren. No debemos creer que la reflexión es una tarea solo de la gente inteligente que escribe columnas o sale en la tv discutiendo temas de gran relevancia. Pensar nuestra comunidad es tarea de todos, todos juntos desarrollamos el pensamiento y la lectura crítica que se puede hacer del medio en el que estamos envueltos. No dejemos que nos hagan creer que nuestros aparatos electrónicos son los encargados de pensar, pues el ser humano tiene a su merced el lenguaje y debe ocuparlo para reflexionar, pensar y comunicar. Es hora de que nos hagamos cargo de nuestro deber y tomarnos en serio el papel de ciudadano-periodista.

 

Por Cristal
llavedecristal.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s