María Inés Huenuñir – Poetisa Mapuche

El 28 de octubre de 2013 tuve la oportunidad de visitar a la Feria Internacional del Libro de Santiago (FILSA), donde asistí a un conversatorio llamado “Entrelineas. Lecturas desde la Interculturalidad”. Los participantes de dicho evento fueron Jaime Huenún, Claudio Millacura, María Inés Huenuñir y Maribel Mora. Por esos azares de la vida estuve en el momento y en el lugar indicado para empaparme de visiones del mundo desde la interculturalidad y la belleza de la prosa y el verso trazados con paciencia y amor.

Imagen1

 

Hubo un artista que me cautivó desde que realizó su entrada a la sala hasta que nos dio el último adiós bajando por la escalera. Cuando llegamos al lugar donde se llevaría a cabo el conversatorio, lo primero que noté fue un espacio vacío con el nombre de María Inés Huenuñir Antihuala sobre el escritorio. Sentí gran curiosidad por saber quién era la dueña del puesto vacío y deseaba que llegara para conocerla. Por fortuna, la poetisa llegó. Estaba agitada por el apuro, pero eso no la detuvo a la hora de realizar una presentación hermosa. Nos compartió sus excusas por llegar atrasada, argumentando que no fue notificada a tiempo de su participación en el evento, mas hizo todo lo posible por estar presente. Quizás ella no sepa cuánto le agradecí al cielo que pudiese llegar, pues escucharla fue un verdadero placer. Tal es su amor y respeto por la tierra y los seres humanos, que al escucharla mi alma no pudo sino conmoverse hasta el punto de dejar de estar consciente de lo sucedido. Su poesía y su simpleza me habían transportado a un estado que yo misma desconocía que podía alcanzar al escuchar el arte de otro ser humano.

Durante la presentación, María habló acerca de su labor como abuela rezadora por la tierra. Con lágrimas en sus ojos relató su fallida visita a España, pues no la dejaron ingresar a dicho país por falta de dinero. Luego nos cantó una poesía en mapudungún y la recitó en español.

Despierta, Madre Sagrada,
no te duermas eterna,
no me dejes abandonada,
mi adorada Madre Tierra.

Quiero en tu falda bordada
ver decorada mi vida
y en tu carita pintada
ver florecer mi sonrisa.

Maquillaron tus mejillas
con ciudades pavimentadas
donde ya ni respiras,
ya ni el agua te mira.

Eres mi ruca perfecta
con pared de cordillera,
yo no me siento indefensa
sobre tus suaves praderas.

Al finalizar la exposición, estaba abrumada por tan hermosa intervención de la poetisa. Me acerqué a María Inés para agradecerle su conmovedora participación y su humildad para compartir su arte con los asistentes. Acto seguido, quise indagar más sobre su visión de nuestro mundo y su espiritualidad. He aquí un extracto de lo conversado con tan maravilloso ser humano

¿Podría contarnos más sobre la espiritualidad de su pueblo ancestral?

Los mapuches somos un pueblo muy espiritual. Si no alimentamos nuestra espiritualidad somos como vasijas vacías, por eso está la necesidad de conectarse todos los días con la fuerza sagrada que hay en la tierra, en el agua, en el aire. Debemos agradecer al sol que por las mañanas trae energía renovada con cada amanecer. Hay que impregnarse de todo eso, no ser tan individualista, pedir por otras personas que no saben buscar estas fuerzas que están en la naturaleza y son entregadas de forma gratuita. De acuerdo con ese equilibrio que puede tener la persona en todo su ser, podría disfrutar de una mejor salud, agradeciendo lo bueno, lo malo, lo regular. Debemos pedir menos y agradecer más. A veces las mentes se llenan de ambiciones y se olvidan de agradecer por el momento de existencia. Dado que el mañana nos es desconocido, debemos vivir el presente en cada minuto.

Si continuamos con la producción agrícola masiva y la utilización de químicos: ¿Cree que acabemos por agotar a nuestra tierra?

Sí, las mentes inconscientes sí. Pero nuestro trabajo es concientizar a las personas y donde sea que predicamos, la gente se abre a esta realidad y respeta cada día más el agua, el aire, etc. con el fin de vivir más en armonía con la naturaleza. Lo positivo es que no sólo las personas de los pueblos originarios tienen esta conciencia, sino que muchas más personas están despertando y ese despertar es un sueño de nuestros abuelos.

¿Entonces su visión es positiva en cuanto al despertar de las conciencias?

Es muy positivo dado que todo eso nos libera del dolor. En una ocasión me preguntaron por qué mi pueblo sufre tanto y no quiere despegarse del dolor. Yo le respondí que ya nuestros rezos han logrado que nos vayamos desprendiendo del sufrimiento y que nos liberemos del dolor con que fueron apagados nuestros abuelos. Nuestro rezo es para que nuestros abuelos, quienes fueron devueltos al vientre de nuestra tierra con ese dolor, sean liberados, puesto que solo cuando la tierra esté sana y no haya dolor en su interior habrá alimentos y medicinas mucho más equilibradas para nuestro cuerpo y nuestra salud.

¿La poesía que usted escribe tiene directa relación su espiritualidad?

Así me han dicho. Yo podría decir que sí, pero la persona que escucha tiene la última palabra a la hora de interpretar. Yo trato de expresar lo que siento.

¿Qué mensaje le daría a la juventud para cambiar el rumbo de explotación de la tierra

Siempre que los jóvenes vienen a mí les aconsejo que cuando tengan la oportunidad de caminar por senderos en los campos y vean basura o desechos químicos, hagan un trabajo de limpieza. Que no contaminen el agua porque con esto también daña a los peces que allí viven; que no apoyen a aquellos que talan los bosques de forma indiscriminada, ya que en ellos viven un sinfín de especies y al talarlos les arrancan su hábitat. Todo eso creo que causa impacto en los jóvenes y he visto un despertar en ellos. De hecho, yo trabajo con unos chicos que tienen una agrupación que se llama Raíces del Sur, quienes tendrán un encuentro en diciembre en la sexta región. Allí contaremos con la presencia de sanadores de diferentes países originarios tanto de América como de otros continentes. Allí haremos rezos por cuatro días. Además, haremos una Kiva que representa el útero de la tierra y mucha gente va a pedir rezos para su familia, es una sanación espiritual muy linda.

Anuncios

4 comentarios

  1. Que increible, yo también estuve en esa exposición el año pasado y tuve la misma impresión de María Huenuñir llegó toda rojita corriendo, luego comenzó a hablar y fue como transportarse a parajes del sur y sentirse en contacto con la naturaleza. Desde entonces donde puedo la pillo, porque es una verdadera joyita que transmite con generosidad mucha sabiduría ancestral.
    Muchas gracias por el relato, y que bueno saber que no fui la única en ser tocada por esta sensible persona.
    Cariños

    Le gusta a 1 persona

  2. Qué lindo! comparto plenamente sus apreciaciones acerca de la hermosa y poderosa María Huenuñir. Tuve ocasión de escucharla en el encuentro Raíces de la Tierra del año pasado y quedé deslumbrado con su humildad y con la profundidad de sus rezos. La semana pasada volví a encontrarme con ella en el rezo que marcó el fin del interesante seminario “Amores Indígenas” realizado en la USACH, rogativa que también simbolizó el cambio de Ciclo (We Tripantu).
    Por mujeres como ella no vencerán nunca las fuerzas destructoras de la humanidad y de la naturaleza.
    Abrazos!!

    Le gusta a 1 persona

    • Genial! Nos encantaría verla nuevamente. Ojalá algún día venga por el norte a ver si sus rezos bendicen un poco esta tierras tambien.
      Lo del encuentro Raíces de la Tierra debe haber sido muy hermoso, nos imaginamos que fue todo un éxito.

      Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s