País aparte

¿Y si un día todos agarráramos nuestras cosas y nos fuésemos a una tierra donde dictásemos nuestras propias reglas?

Ya mucho se ha escrito sobre la desigualdad en nuestro país, del alto precio que tiene el ser chileno y de cómo, desde la cuna, ya te conviertes en un gasto para tu familia y, por defecto, en una nueva fuente de ingresos para el Estado. No es ningún misterio, al menos para los que se informan, que los ciudadanos chilenos estamos inmersos en una sociedad que valora más lo material que lo social, y no nos vengan con ese de que “el chileno es así”, porque harto poco nos ayudó 17 años de Dictadura Militar. Ese fue un periodo crucial de nuestra historia, en el cual pasamos de ser una sociedad de derechos a una sociedad adormecida desde los televisores; cajitas con imágenes que vomitaban frases del tipo: “una de cada 7 familias tendrá un auto” “3 de cada 4 tendrá un televisor” y otras cosas ridículas. ¿Cómo no vamos a valorar más lo material que lo social si al menos en esos negros años de la Dictadura, un televisor nos ofrecía más seguridad que el hablar sobre política con un vecino? Al menos una tele no nos mandaría detenidos.

Hoy en día arrastramos muchas malas costumbres de ese tipo, desconfiamos del vecino, ya nadie revela sus colores políticos y por eso encontramos satisfacción en lo material, lo que a la vez, nos hace engrosar los bolsillos de quienes nos manejan. Pero me pregunto: ¿Hasta cuándo? Y propongo: ¿Y si nos hacemos un país aparte?

Pienso que es hora de que tomemos nuestras cositas, las más útiles, y nos vamos todos a una tierra donde podamos establecer nuestras propias reglas, nuestra propia constitución, nuestro propio sistema de salud, nuestras propias escuelas, nuestras propias leyes de protección laboral, nuestros propias sistemas de alimentación y etc. Si un día los 17 millones nos marchásemos al norte o al sur; si abandonáramos las ciudades y nos estableciésemos en un territorio determinado, libre de capitalismo: ¿a quién oprimirían con látigos los jefes de nuestras fábricas o los Jefes de Estado?

Podrán decir que soy un soñador, pero no soy el único.
Espero que algún día te nos unas. Para que en el mundo vivamos como uno solo”

 John Lennon. Imagine

Por Pablo Mirlo

pablomirlo.wordpress.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s