Que esa luz de ayer nos guie en el presente

Siempre me ha cautivado la luz de las estrellas y su constante marcha circular sobre los cielos despejados. Su luz pareciera haberse atado a mi corazón desde el momento que nací y no son raras la ocasiones en las que caminando por las calles de *Las Compañías por las noches, me he quedado mirándolas pensado en su procedencia. ¿Cuánto habrá viajado esa luz? ¿Aún existirán esas estrellas?

Es sabido que nosotros no miramos a las estrellas en vivo y en directo, lo que vemos es la luz que emitieron hace muchos años luz, por ende, al ver las estrellas, miramos al pasado. Las estrellas siempre han sido la inspiración de artistas de todo tipo; su luz guió ciclos de siembra y cosecha en tantas culturas ancestrales y señaló el camino de los navegantes antes de que elementos electrónicos y brújulas lo hicieran. Cuando pienso en esto, me parece increíble cómo este pasado estelar ha determinado tanto nuestro presente terrenal.

En Chile, hace 43 años, brillaron dos estrellas que los malos de siempre se han encargado de ir separando de manera inexorable. Una de esas estrellas aún permanece, pero pareciera no brillar, ésta yace bordada sobre un fondo cuadrado color azul, acompañado de dos rectángulos, uno rojo y otro blanco. Los “patriotas” le llaman emblema patrio, mas por estos lados se le llama simplemente bandera. Esa estrella no nos guía, no representa a una Nación independiente y preocupada de sus ciudadanos; esa estrella, otrora llena de vida y con sentido de unidad, hoy es solo una moribunda figura de cinco puntas color blanco fantasmal que hace 40 años dejó de brillar.

Ahora bien, que haya dejado de brillar significa que en algún momento brilló, eso fue durante 3 años (1970-1973), cuando el Chile popular encarnó sus sueños e ideas en una estrella que representaba el pensamiento de Salvador Allende. Se podría decir que durante ese periodo en Chile existió un sistema estelar binario, dos estrellas giraban y danzaban al unísono. Por un lado, la estrella de la bandera, la cual por vez primera el pueblo sintió propia, por ser ésta la representante de sus ideales y aspiraciones y les iluminaba el camino a la libertad. Por otro lado, estaba la estrella del pensamiento de Allende, la cual inspiraba confianza en el pueblo y les animaba a seguir construyendo un Chile inclusivo y comunitario.

Sin embargo, últimamente me he preguntado por qué el pensamiento de Salvador Allende y el brillo de esta estrella ya no nos guían en el presente. Incluso pareciera haberse dejado morir; pareciera ser que de todas las estrellas del firmamento que nos guían, esa estrella en particular nos incomodara y que no nos interesara conocerla en detalle. Pareciera ser que todo pensador o héroe de tierras lejanas fuese más digno de admirar que la figura épica de nuestro Presidente. ¿Tan macabramente bien ha extendido su mano oscura la burguesía chilena sobre la figura del Presidente mártir, que hasta dentro de la misma izquierda se mira más a grandes pensadores de afuera que al compañero? Para esto no tengo respuestas, pero sí una invitación.

En Chile hay mucha sangre derramada y muchos monumentos con los nombres de los caídos a causa del anhelo de un país más justo. Esas tumbas y esas almas, su hunden más en la tierra cada vez que decidimos mirar a un costado y olvidar su lucha, su consecuencia, sus sueños y sus ganas de construir. Es hora de rendir homenaje a todos aquellos que si estuvieran vivos alzarían su voz en amonestación contra un sistema que nos oprime y que distribuye desigualdad e ingratitud. Tenemos un responsabilidad para con aquellos que nos señalaron el camino y que hoy, físicamente no están presentes.

La figura de Salvador Allende en La Moneda es un símbolo a todos nosotros que la unión nos hace más fuertes y que por ende, es hora de organizarse y construir un gobierno popular desde las poblaciones y desde cada rincón de nuestro país, es hora de actuar.

Nuestro homenaje debe ser el rescate del mensaje de esta estrella, traerla al presen-te y que nos guie en los pasos que nos constituyan nuevamente como una nación soberana y popular. Nuestro homenaje no se detiene en los murales ni en las velatones, a esto se le deben agregar palabras y acción. Cada vez que callamos ante la opresión, ante la mentira de los medios de comunicación masiva, la usura del sector privado, pareciera ser que las balas que abatieron a los luchadores de hace 40 años las hubiésemos recibido nosotros. Cada vez que olvidamos el metal tranquilo de la voz de Salvador en esa mañana del 11 de septiembre del 73, pareciera ser que nos uniéramos a esos bandos militares que nublaron el brillo de su estrella. Cada vez que nos quedamos esperando que alguien algún día abra las grandes alamedas nos volvemos cómplices de aquellos que las cerraron.

Como lo dijera de manera insistente Patricio Guzmán en su documental “Nostalgia de la Luz”, el pasado no pasa. La luz del pensamiento de Salvador Allende aún brilla entre aquellos que la buscamos por las noches no solo en el firmamento, sino que en sus discursos, escritos, mensajes y videos. Aquella luz y su figura existen con un propósito, mostrarnos la senda, aprender de su experiencia y prepararnos mejor para el mañana que vendrá. Esa luz debe ayudarnos a nosotros abrir las grandes alamedas, a despejar la brumosa noche para contemplar el brillo de esta estrella, debe ayudarnos a alzar la voz contra el abuso por parte de quienes manejan el poder y, finalmente, debe ayudarnos a construir el Chile de los chilenos y de todos los que quieran vivir dentro de sus fronteras.

Solo espero que esa luz de ayer nos guie en el presente, que los sueños del Compañero Presidente despierten en nuestra gente.

*Glorioso pueblo contiguo a La Serena, ubicado al norte del Río Elqui y que concentra a más de 120 mil habitantes.

Por Pablo Mirlo

pablomirlo.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s