Estudio: Allende vs. Bachelet

El presente estudio tiene por objeto comparar las marcadas diferencias entre dos presidentes cuyos orígenes, al menos en el papel, parecieran ser similares: Salvador Allende y Michelle Bachelet. Para la comparación se tomaron en cuenta los siguientes factores: visión de sociedad, visión de la economía, y sueños/utopías.

Como marco de referencia se consideraron los discursos pronunciados por ambos presidentes durante su primer año de gobierno ante el congreso. En el caso de Salvador Allende, su discurso pronunciado el 21 de mayo de 1970. Y en el caso de Michelle Bachelet, su discurso pronunciado el 21 de mayo 2014*.

Como se suele decir, las comparaciones son odiosas, sin embargo, en este caso la investigación tiene por objeto contrastar las visiones de dos presidentes cuyas “cunas políticas” eran las mismas: el Partido Socialista de Chile, y que, pese a haber emergido como potentes figuras del mismo partido, las motivaciones y ambiciones de poder, en ambos casos, resultaron ser completamente distintas.

 Trayectorias políticas

En el caso de Salvador Allende Gossens, este antes de ser presidente ya tenía una dilatada carrera política. Había sido ministro de salubridad del presidente Pedro Aguirre Cerda, diputado en varias ocasiones y senador entre los años 1945 y 1970. Y había participado ya en 3 carreras presidenciales antes de ser elegido presidente el 4 de septiembre de 1970.

En el caso de Michelle Bachelet Jeria, antes de elegida presidenta el 2006, ostentó dos cargos públicos que la hicieron visible. Primero fue ministra de salud, entre los años 2000 y 2002. Para luego ser ministra de defensa también en el gobierno de Ricardo Lagos. A diferencia de Salvador Allende, esta última no tenía una carrera política dilatada. Su llegada al poder el año 2006 fue más que nada el resultado de un carisma y simpatía ensalzado por la prensa dominante del momento. En el caso de su segundo arribo al poder el año 2014, este fue el resultado del peor y único gobierno de ultraderecha de los últimos 25 años, el de Sebastián Piñera, que no supo perpetuar su legado.

Visión de sociedad

Comenzaremos por contrastar las visiones de sociedad de ambos presidentes:

Para Allende

  •  “Se nos plantea el desafío de ponerlo todo en tela de juicio. Tenemos urgencia de preguntar a cada ley, a cada institución existente y hasta a cada persona, si está sirviendo o no a nuestro desarrollo integral y autónomo”.
  •  “Se requiere una ordenación más justa, más humana y más generosa para todos, pero esencialmente para los trabajadores que hasta hoy dieron tanto sin recibir casi nada”.

Para Bachelet

  •  “No hay duda que hemos tenido un importante crecimiento económico, desarrollo de la infraestructura, en conectividad, y en una serie de áreas que nos hacen ser vistos como un país líder en la región”. 
  •  “Debemos reconocer que hay cambios que resultan indispensables y urgentes para hacer que el país no detenga su crecimiento y logre un desarrollo inclusivo”.

En este primer punto ya se aprecia una gran diferencia. En el caso de Allende, este plantea la urgente necesidad de poner todo en tela de juicio y repensar lo que hasta ese momento había sido el marco institucional imperante. La razón de su planteamiento radicaba en el hecho de saber que el hombre y sus necesidades no estaban en el centro de la visión institucional imperante del momento y que, era imprescindible ponerlo en el centro de la discusión y devolver la dignidad quitada por los guardianes del poder y el sistema capitalista

Para Bachelet en cambio, el país es visto como un ejemplo en la región debido al crecimiento económico. Subyace en su discurso la idea capitalista de que todo el bien de la sociedad es solo el resultado de un sostenido crecimiento económico, y por ende, para ella, la visión de una sociedad exitosa solo lo es en tanto genere riqueza a gran escala. En su visión, el hombre no está en el centro, sino que este es sustituido por la visión empresarial de que solo mediante la generación de más y más riquezas se consigue el desarrollo de “todos”, dejando de lado –de manera conveniente para su discurso– que el “crecimiento económico” alcanza a solo a unos pocos, cuando millones son sometidos.

Visión de la economía

Allende

  •  “Las causas del atraso estuvieron -y están todavía- en el maridaje de las clases dominantes tradicionales con la subordinación externa y con la explotación clasista interna. Ellas lucraban con la asociación a intereses extranjeros, y con la apropiación de los excedentes producidos por los trabajadores, no dejando a éstos sino un mínimo indispensable para reponer su capacidad laboral”.
  •  “Nuestra primera tarea es deshacer esta estructura constructiva que sólo genera un crecimiento deformado. Pero simultáneamente es preciso edificar la nueva economía, de modo que suceda a la otra sin solución de continuidad, edificarla conservando al máximo la capacidad productiva y técnica que conseguimos pese a las vicisitudes del subdesarrollo, edificarla sin crisis artificiales elaboradas por los que verán proscritos sus arcaicos privilegios”.
  •  “Tal es la esperanza de construir un mundo que supere la división entre ricos y pobres. Y en nuestro caso, edificar una sociedad en la que se proscriba la guerra de unos contra otros en la competencia económica; en la que no tenga sentido la lucha por privilegios profesionales; ni la indiferencia hacia el destino ajeno que convierte a los poderosos en extorsión de los débiles”.

 

 Bachelet

  •  “En esta nueva etapa que se abre Chile no está partiendo desde cero.
  •  “Sabemos por experiencia que no es posible construir equidad y calidad de vida sustentable y responsablemente sin crecimiento económico sostenido y a buen ritmo”.
  •  “Una economía capaz de hacernos más resistentes a los vaivenes en los precios de nuestros recursos naturales en los mercados internacionales. Sólo de esta forma la economía será un verdadero motor de bienestar e inclusión social”. 
  •  “Hemos heredado una economía con bajo crecimiento, y debemos retomar prontamente la senda de crecimiento y dinamismo económico. Para ello se requiere el esfuerzo de todos, en especial, una alianza estratégica entre el sector público y privado”.

 

En este punto las diferencias son abismantes. Allende tenía claro que en el país había existido un grupo de personas que habían velado por sus intereses en desmedro de los del Pueblo, lo cual, elegantemente describió como: “el maridaje de las clases dominantes tradicionales con la subordinación externa y con la explotación clasista interna”.

En él no había sombra de duda acerca de quién eran el enemigo a vencer. E incluso, iba más allá y proponía el reemplazo del modelo económico imperante, pues en sus palabras, hasta ese momento, solo había producido un crecimiento deformado. Su meta última era acabar con la división entre ricos y pobres; explotadores y explotados.

 

En el caso de Bachelet las cosas son diametralmente opuestas. Ella dice: “En esta nueva etapa que se abre Chile no está partiendo desde cero”. En su caso, no cuestiona el “maridaje” mencionado por Allende, en cambio, entrega facultades exclusivas y cuasi divinas a la economía describiéndola como: “un verdadero motor de bienestar e inclusión social”. Es decir, para Bachelet el modelo económico no está en cuestionamiento, al contrario, desde su visión, solo este modelo puede traer bienestar a los ciudadanos. Y por último, remata con lo siguiente en relación a la necesidad de un mayor crecimiento económico: “…se requiere el esfuerzo de todos, en especial, una alianza estratégica entre el sector público y privado”. Allende debe estar revolcándose en su tumba con esta “alianza estratégica” descrita por Bachelet o como él llamaría, “maridaje”.

Sueños y utopías

 Allende

  •  “Aquí estoy para incitarles a la hazaña de reconstituir la nación chilena tal como la soñamos. Un Chile en que todos los niños empiecen su vida en igualdad de condiciones, por la atención médica que reciben, por la educación que se les suministra, por lo que comen. Un Chile en que la capacidad creadora de cada hombre y de cada mujer encuentre cómo florecer, no en contra de los demás, sino en favor de una vida mejor para todos”.
  • “La tarea es de complejidad extraordinaria porque no hay precedente en que podamos inspirarnos. Pisamos un camino nuevo; marchamos sin guía por un terreno desconocido; apenas teniendo como brújula nuestra fidelidad al humanismo de todas las épocas -particularmente al humanismo marxista- y teniendo como norte el proyecto de la sociedad que deseamos, inspirada en los anhelos más hondamente enraizados en el pueblo chileno”.
  • Si olvidáramos que nuestra misión es establecer un proyecto social para el hombre, toda la lucha de nuestro pueblo por el socialismo se convertiría en un intento reformista más”.
  • “Vamos al socialismo por el rechazo voluntario, a través del voto popular, del sistema capitalista y dependiente cuyo saldo es una sociedad crudamente desigualitaria, estratificada en clases antagónicas, deformada por la injusticia social y degradada por el deterioro de las bases mismas de la solidaridad humana”.
  • “Nuestro objetivo no es otro que la edificación progresiva de una nueva estructura de poder fundada en las mayorías, y centrada en satisfacer en el menor plazo posible los apremios más urgentes de las generaciones actuales”
  • “El nuevo orden institucional responderá al postulado que legitima y orienta nuestra acción: transferir a los trabajadores y al pueblo en su conjunto el poder político y el poder económico. Para hacerlo posible es prioritario la propiedad social de los medios de producción fundamentales”.
  • “Mi Gobierno tiene su origen en la voluntad popular libremente manifestada. Sólo ante ella responde, los movimientos y partidos que lo integran son orientadores de la conciencia revolucionaria de las masas y expresión de sus aspiraciones e intereses. Y también son directamente responsables ante el pueblo”.

 

Bachelet

  •  “Traigo conmigo una gran responsabilidad: conducir al país por el camino que representa el anhelo tan legítimo de tantos chilenos y chilenas de vivir en un lugar mejor, con menos desigualdad, más oportunidades y con mayor calidad de vida”.
  • “Estimularemos la innovación, la productividad y el crecimiento económico para darle un reimpulso y un mayor dinamismo a la economía”
  • “Durante estos años vamos a trabajar para que todos y todas tengamos una vida mejor, donde la igualdad de oportunidades, el emprendimiento y el premio al mérito sean una realidad”.  
  • “Debemos reconocer que hay cambios que resultan indispensables y urgentes para hacer que el país no detenga su crecimiento y logre un desarrollo inclusivo”.
  • Gobernaremos dialogando con todos los sectores, las veces que sea necesario, pero con el objetivo claro de que como país debemos avanzar en una sociedad con menores desigualdades y que le dé más bienestar a todos y todas”. 
  • “Y hay algo de lo que estamos convencidos: el esfuerzo tributario que estamos pidiendo al país, para ser efectivo y sostenido en el largo plazo, debe venir acompañado de medidas eficaces y oportunas para aumentar la capacidad de nuestra economía para crecer”.
  • “Quiero una economía capaz de hacernos más resistentes a los vaivenes en los precios de nuestros recursos naturales en los mercados internacionales. Sólo de esta forma la economía será un verdadero motor de bienestar e inclusión social”. 

 

En este último punto la ruptura ya es total. El sueño de Allende era una sociedad con poder popular real, con reglas justas, con un sistema económico al servicio de los trabajadores y no al revés. Su sueño era un sueño socialista adaptado a la realidad chilena. Su sueño era mediante la vía democrática lograr la instauración de un moderno modelo cuyo eje central fuera la igualdad de oportunidades y mayor protagonismo del estado como ente subyugado solo a la voluntad popular. Para Allende el objetivo no era sino: “… la edificación progresiva de una nueva estructura de poder fundada en las mayorías, y centrada en satisfacer en el menor plazo posible los apremios más urgentes de las generaciones actuales”.

En cambio, para Bachelet, su sueño no es sino la continuación de este nuevo socialismo del siglo XXI. Un socialismo que acude al mundo privado sin siquiera arrugarse. Un socialismo que ve en la economía el único motor de desarrollo de la sociedad. Un socialismo reactivo, que solo toma banderas del movimiento social para conseguir votos, como ha sucedido con las demandas estudiantiles de gratuidad, hoy transformadas en cualquier cosa, menos un proyecto que entregue calidad, gratuidad y educación a todos por igual. El sueño de Bachelet solo se puede resumir en lo siguiente: “Quiero una economía capaz de hacernos más resistentes a los vaivenes en los precios de nuestros recursos naturales en los mercados internacionales. Sólo de esta forma la economía será un verdadero motor de bienestar e inclusión social”.

En conclusión, pese a ser ambos presidentes socialistas, las visión de Allende sí es una visión de Pueblo, en cambio, la de Bachelet, solo una visión empresarial, cuyo discurso se ve totalmente orientado, casi de manera adictiva, a la necesidad de hablar de la economía como si fuera un dios al que no hay que hacer enojar si todos queremos estar bien. La visión de Bachelet no dista mucho de la visión de cualquier político de derecha, razón por la cual, en la actualidad ser socialista, gremialista, o demócrata cristiano da igual, porque todos le rinden pleitesía a la economía. Y el Pueblo, solo es visto como una masa de súbditos que marcha y le echa carbón a este dios perverso llamado economía.

 

fghfg

Dime con quién andas…

A la IZQUIERDA Salvador Allende y Ernesto “Che” Guevara y a la DERECHA Michelle Bachelet y Andrónico Luksic

Por Pablo Mirlo
pablomirlo.wordpress.com

 

 

*Se consideró el discurso de Bachelet del 2014, pese a ser el primer discurso de su segundo mandato, pues se pensó que tal vez su propuesta ahora era más izquierdista que el 2006. Sin embargo, nos equivocamos, es igual o más derechista que antes.

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s