Se celebran los asados

18 de septiembre en el Reino de Chile. La música, la alegría, y la fiesta se toman los rincones del feudo, mientras –no pocos– se toman hasta la última gota de alcohol disponible en la comarca. Los sobrios, son los menos en estos días.

Esta fecha, según nos dicen, marca el cumpleaños de “nuestra” patria. 204 años de vida “independiente”. Se celebran reuniones protocolares entre la clase política, misas, etc. Mientras el Pueblo, o mejor dicho, los que pueden, se dan un “gustito” entre tanto castigo. Se come mucha carne, se hacen grades asados, se iza la bandera, se baila música tradicional.

Sin embargo, toda esta fiebre patria, tiene bastante poco de verdad si nos ponemos críticos y serios en torno a qué realmente celebramos el 18 de septiembre pues:

¿Celebramos realmente la independencia?

Me es imposible proceder a responder esta pregunta sin antes recordar una historia que me pasó cuando estaba en la escuela.

Corría el año 97, yo tenía 10 años en ese entonces. Era mes de septiembre y yo estaba en clases de historia, justamente estudiando los orígenes de este país llamado Chile. Mi profesora de turno entonces, en el medio de la clase pregunta: “¿Qué se celebra el 18 de septiembre de Chile?” Algunos levantaron su mano y dijeron: “la independencia”, otros decían “el cumpleaños de Chile” y otros “la fiesta”. Sin embargo, cada una de estas respuestas era desechada por la profesora. El entusiasmo inicial decaía entre mis compañeros, pues nadie daba con la respuesta. Parecía que todo quedaría ahí, hasta que un compañero levantó su mano y dijo: “Profesora. El 18 celebramos los asados”. La risa fue generalizada. Y es que claro, quizás nadie sabía qué se celebraba, ¿pero de ahí a que fuera un día consagrado a la celebración de los asados? Está bien, pecábamos de ignorantes, pero nunca para tanto.

Pasó el momento divertido, y tras un largo silencio en el que nadie parecía responder decidí levantar la mano, y en tono de pregunta más que de respuesta dije: “¿se celebra la primera junta de gobierno?”. Y ¡bingo!, era la respuesta correcta. La profesora dijo que sí, que en esa fecha se celebraba la primera junta de gobierno llevada a cabo el 18 de septiembre de 1810. Y el misterio quedó resuelto para todos.

Claro, luego de responder lo “correcto” me sentía feliz conmigo mismo, pues de todos en la clase había acertado y resuelto el misterio. Sin embargo, el paso de los años, el descubrir la verdad de las cosas, y el cuestionarme todo, solo me hace pensar cada vez más que mi compañero, el que dijo que se celebraban los asados, era realmente quién estaba en lo correcto, al menos desde el punto de vista social, y yo, totalmente equivocado, pues solo repetí como un mantra la respuesta que el poder nos enseña a responder como robots desde que somos niños.

Independencia por secretaría

Y es que si bien es verdad que el 18 de septiembre de 1810 se configuró la primera reunión de unos tipos que querían ser independientes de la corona española, lo cual se denominó, la primera junta de gobierno, eso que llaman independencia llegaría recién con el juramento de realizado el 12 de febrero de 1818, que es la fecha “oficial” establecida para tales efectos.

Es decir, en resumidas cuentas, el 18 de septiembre no celebramos la “independencia”, pues esta firmaría por decreto 8 años más tarde (independencia por secretaría).

Lo que en realidad se impuso como una fecha de carácter festivo fue una reunión “anarquista” (lo digo entre comillas, pues actualmente esto sería presentado así por la prensa dominante) que buscaba la creación de un gobierno autónomo de la monarquía española.

Ahora bien, se nos mete la idea en la cabeza, desde que nacemos, que la “chilenidad” goza de su máximo esplendor en esta fecha, como si fuera el símbolo de lo que es ser chileno: la bandera, el amor a las instituciones, a las fuerzas armadas, etc. Sin embargo, la realidad es más cruda, esta es solo una fecha en que la oligarquía chilena, en algún momento de su historia, cansada de rendirle cuentas a otros, decidió tomar las riendas en este territorio y seguir humillando al Pueblo, como lo habían hecho los invasores anteriormente, para ahora hacerlo con sus propias manos. En pocas palabras, fue una disputa por la mano de obra y los pobres, no ganas reales de constituir un Chile para los chilenos.

Entonces, lo que en realidad se celebra en un país como Chile, que no es independiente en lo económico, energético, en recursos naturales, en carreteras, etc. Es la celebración de los asados, nada más.

Nuestras “fiestas patrias” no distan en nada de las celebraciones que armaban los griegos a sus dioses para entretener a los plebeyos, como por ejemplo, las fiestas a Dionisio. Entonces. ¿Para qué seguir engañándonos?

Es penoso cómo ni siquiera podemos tener un mísero día de la independencia que podamos celebrar, pues ni eso nos pertenece. No somos dueños de nuestro país, no somos dueños de la bandera, no somos independientes en ningún aspecto.

Sin embargo, que no se malentienda. Me parece perfecto que la gente celebre, coma harto y sea feliz en estos días. Pero seamos honestos con nosotros y con nuestra historia.

El 18 de septiembre se celebran los asados, ni más, ni menos que eso.

 

Por Pablo Mirlo
pablomirlo.wordpress.com

tips-asados

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s