Ningún pibe nace chorro

Hoy es el día 31 del mes de enero del año 2009. Siendo las 21 horas me dirijo a la esquina para juntarme con mis amigos. Mi nombre es Luciano Nahuel Arruga, soy del barrio 12 de octubre y tengo 16 años.. Mis pasos son confusos hace días, estoy angustiado, me siento víctima del sistema y quisiera escapar, pero no sé cómo. Estoy atrapado bajo el crudo yugo de la injusticia cometida por los que tienen la sartén por el mango. Hace unos días le comenté a mi madre y a mi hermana mi mayor dolor: los agentes de la Bonaerense me han ofrecido trabajar para ellos como “pibe chorro”; sin embrago, yo me negué. No quiero trabajar para esos negreros ni quiero que otros manejen mi vida como si yo fuera un títere. Tengo otros propósitos para mi vida, merezco más de esta vida. Desde que los policías me ofrecieron ese “trabajo” y ante mi negativa, no me dejan en paz. Me detienen y amenazan constantemente sin mediar provocación alguna. Hoy como tantas noches salgo, pero no salgo solo: el miedo me acompaña.

*    *    *

Son las doce y treinta minutos, ya es un nuevo día. Comienza el uno de febrero y decido irme a casa. Quiero regresar al nido a descansar. Me despido de mis amigos y comienzo mi retorno al hogar donde por fin me sentiré tranquilo, a salvo. Sin embargo, unos hombres me abordaron y bajo golpes y amenazas me subieron a un auto y me golpearon, me torturaron, hasta que a las 3:21 fui atropellado. No sé por quién. No sé por qué. Luego de mi atropello me llevaron a al Hospital Santojanni. Me han quitado la identidad, dicen que soy un hombre NN de 30 años y que fui atropellado por accidente. Mi madre ha llegado al hospital y me ha inundado una tremenda alegría, nunca dudé que ella vendría por mí. Qué gran alivio me produce verla, el miedo se ha esfumado pues ella llena todo en mí. Ahora la veo irse, no sé por qué se va. Trato de gritarle, no quiero que se vaya, parece no escucharme. “Mamá, aquí estoy. No te vayas sin mí, por favor”, le grito pero no me mira, se ha ido sin mí. Lucía preocupada, no sé qué le pasa. No sé por qué se fue sin mí.

*    *    *

Han pasado muchas horas. No sé cuántas, pero sé que muchas y mi mamá no ha vuelto por mí. Ya quiero salir de aquí y volver a casa a descansar. Todo ha sido muy confuso y duro. Son las 5:30 de la mañana, ha pasado un día quizás. Me siento muy cansado. Creo que me iré a dormir en un profundo sueño.

*    *    *

He estado durante tres días en un lugar muy frío. La gente le llama morgue. No sé qué hago aquí. No sé por qué mi mamá no me ha venido a buscar. Espero que esté bien y mi hermanita también y mis amigos del barrio. Los extraño tanto. Ojalá pronto pueda verlos. Estoy atrapado en este cuarto y tengo miedo. Aunque a veces vuelvo al lugar que es como un bosque, húmedo y con personas que no conozco. Me pregunto qué ha pasado. No entiendo nada.

*    *    *

Acabo de abandonar el lugar frío. Ya no me permiten la entrada. Ahora me llevaron a un cementerio. Comienzo a temer que he muerto. Quizás siempre lo supe y no había querido aceptarlo, prefería abrigar la esperanza de volver a abrazar a mi madre, sentir el calor de las palabras de mi hermana. Mi tumba no tiene nombre. Comenzaré a contar los días hasta que vuelva a ver a mi familia.

*    *    *

Un año. Dos años. Tres años. Cuatro años. Cinco años.

*    *    *

Un mes. Dos meses. Tres meses. Cuatro meses. Cinco meses. Seis meses. Siete meses. Ocho meses.

*    *    *

Alguien me está tocando. Alguien golpea a mi puerta. Alguien me llama. Acudo y los veo: ahí está mi familia. Están llorando, les hablo pero no me oyen. No quiero que lloren. Quiero que sepan qué me paso y me lo cuenten, pues yo no he querido hurgar en el pasado que me parece muy doloroso. Solo quería volverles a ver. Saber que me esperaban. Que me amaban. Que no me olvidaron. El problema de volverles a ver es que me inundan las imágenes que no quería repasar y mi mente comienza a recordar…

Soy el cuerpo de Luciano Arruga
el cuerpo que hace dos meses
reposa expectante en la inhóspita morgue
pues al perder la vida
perdí también la identidad.

Cada día me envuelve el frío y la soledad
mientras mis asesinos
descansan bajo el abrigo poderoso de la impunidad.

No nací para matar
no nací para ser asesinado
simplemente nací pobre sin derecho a soñar
con obligación a callar y a ser marginado.

Así nos toca morir en las poblaciones
bajo el doloroso frío de la soledad
mientras la justicia nos mira de reojo
con una profunda arruga en los labios
muestra de su burlona hipocresía
y su oscura frialdad.

La vida me fue arrebatada. Mi familia me fue arrancada. La gente dice que la policía me mató. Recuerdo todo y por primera vez luego de casi seis años me atrevo a volver al barrio. Camino por las calles y están igual que siempre: las mismas desigualdades, las mismas miserias, la misma gente hermosa. En algunas paredes está mi rostro pintado. Ha valido la pena, pienso mientras agradezco haber vivido y con lágrimas en mi alma cierro mis ojos para rogar por el fin del padecimiento, el descubrimiento de la verdad y el descanso de las almas sufrientes, de mi alma.

Por Cristal

llavedecristal.wordpress.com

GFH

Anuncios

2 comentarios

  1. No sabes cómo me ha llegado tu relato. Triste porque esa historia la vivimos justo ahora en mi México roto, con 43 estudiantes asesinados por un sistema corrupto y podrido. Y aún más triste es que no sin 43… sin miles de desaparecidos, miles de historias que ni siquiera mencionan en los noticieros locales. Mucha rabia que no hace mucho. Ojalá cambie. Un abrazo desde México.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias. Estamos en total conocimiento de los aborrecibles hechos sucedidos en México con los estudiantes. Pero como dices, no son solo 43, son muchos más los que han sido borrados por el simple hecho de luchar o intentar cambiar el curso de las cosas y devolverle la dignidad al Pueblo. Desde Chile, otra nación fragmentada, te mandamos un fuerte abrazo.

      Saludos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s