Angelitos negros

Esta nueva sección que se inaugura en este fresquito 2015, trae material del baúl de los recuerdos –no tan fresquito– pero que vale la pena rescatar. Muchas veces me he visto envuelta en conversaciones con gente que se queja de que la música ya no es como antes, que ya no trae poesía, que ya no trae narración de historias, que ya no hay trabajo musical, que el mensaje se ha quedado vacío. Por tanto, en vez de echar tierra a las creaciones presentes, mejor vistámonos de nostalgia y recuperemos lo hermoso de antaño. Lo cierto es que yo no soy experta en música, soy tan solo un ser que escucha, llora, ríe, vibra y vive con ella. Por tanto, esta sección no pretende, en ningún caso, ser una crítica especializada sobre este bello arte, sino más bien tiene como pretensión el rescate de aquellos versos y/o historias que unidas a una gran melodía y voz se vuelven imposibles de echar al olvido.

El primer clásico AM que me gustaría recordar es Angelitos negros, una bellísima canción que cuenta con varias versiones en el mundo hispano, e incluso en el mundo anglosajón. Por qué nos interesa esta canción: por su historia antes de ser presentada en sociedad como canción y por su letra que trata un tema que, lamentablemente, no ha pasado de moda: el racismo.

Bueno, comencemos por la historia. Resulta que esta canción nació de un poema escrito por el venezolano Andrés Eloy Blanco, cuya vida y obra según su compatriota, el poeta Ángel Alberto Núñez Moreno “pertenecen al pueblo, a lo mejor y más verídico del alma venezolana. Sus versos se confunden con la voz popular y todo su quehacer político constituye un acto de generosa entrega a la causa de la libertad” (solidaridad.net). Blanco fue un político y escritor venezolano que pasó gran parte de su vida o en la cárcel o en el exilio debido a su incansable lucha por la libertad de su pueblo. Justamente, Blanco escribió este poema, cuyo título original es Píntame Angelitos Negros, como un “reclamo” al ver un cuadro de la Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela, en el cual estaba rodeada de diversos angelitos rubios y trigueños, pero ninguno de ellos era de raza negra. Frente a ese cuadro, el artista no pudo evitar caer en cuenta de que no todo su pueblo estaba retratado en el cuadro de quien es considerada la Patrona de todos, sin excepción. Por tanto, Blanco con su gran sensibilidad y talento le suplica al pintor:

Pintor nacido en mi tierra,
con el pincel extranjero,
pintor que sigues el rumbo
de tantos pintores viejos,
aunque la Virgen sea blanca,
píntame angelitos negros.

Fue en 1946 cuando el mexicano Manuel Álvarez Rentería musicalizó 20 versos del bello poema que de ahí en más ha sido interpretado por diversos cantantes de en toda América. Es así como una gran obra nacida desde la sed de justicia de un ser humano se vuelve eterna, se convierte en un canto, en un anhelo de millones de personas a través de los siglos.

He aquí la canción completa en la versión de Los Ángeles Negros (grupo chileno):

He aquí el bellísimo poema en su versión original:

http://www.mundopoesia.com/foros/temas/andres-eloy-blanco-pintame-angelitos-negros.97796/

Por Cristal

llavedecristal.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s