Mundo

Raquíticas ofrendas
al sangrante ser,
descalabros de sabiduría
condenándonos a deplorables sentencias.

Quimera maquiavélica
a vueltas con el mundo.

Realidades tenebrosas.

Sangre,
        luz,
            tinieblas,
espacio decorado
para la excentricidad oscura
de los seres pensantes.

¡Ser sangrante!
¡Cura tu herida!

Deja ya de sangrar,
tu sangre anega el escenario,
tu decoración inmensa
se tiñó de bermellón,
ante mí se extienden enormes cicatrices.

Venda tu corte
con la virtudes predicadas,
tu herida cicatrizará para siempre.

¡Ser sangrante!
¡Cura tu herida!

 

Por Pablo Antonio García Malmierca
pagmalmierca.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s