Sustantivos desdichados

Tengo las cuerdas vocales
rasgadas,
y no es de gritar.
Y no me faltan ganas.
Me pican
las cuencas
de los ojos
de tanto
llorar amargo.
Cuando les veo
en la calle,
sentados,
acompañados
de nadie;
amparados
por un mugriento cartón
que llora martirio,
que pide auxilio,
porque ellos
ya se han quedado
sin voz.
El cajero
el banco del parque
la esquina de esa calle
la boca de un túnel
el portal de enfrente
la gasolinera
el porche
la sombra de un tronco
un jardín verde
el garaje
el coche.
Y yo me pregunto
si los veis.
Y ellos se preguntan
si los veo vemos.
Les llaman mendigos.
Yo les sigo llamando personas.

Por Natalia León

recogiendocristalesrotos.wordpress.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s