La explanada

Me senté en un banco del parque a leer el libro que acababa de sacar prestado de la biblioteca pública. Era un compendio de relatos cortos. Decidí comenzar por uno al azar, uno que se titulaba “La Explanada”. Poco a poco fui adentrándome en el argumento. De repente pude percibir unas lejanas voces que parecían que acaloradamente discutían. Coloqué el marcapáginas en la hoja del libro por donde me encontraba leyendo y lo dejé en un banco. Me acerqué hasta la explanada a escudriñar el horizonte para descubrir de quién diablos procedían aquellas voces. No viendo nada regresé y continué leyendo.

No viendo nada regresé y continué leyendo. Me acerqué hasta la explanada a escudriñar el horizonte para descubrir de quién diablos procedían aquellas voces. Coloqué el marcapáginas en la hoja del libro por donde me encontraba leyendo y lo dejé en el banco. […]

bancos-de-plaza-para-exterior-patas-de-fundicion-19844-mla20178186236_102014-f

Por Atilano Sevillano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s